miércoles, 6 de abril de 2011

Aprendí una valiosa lección, de todo se aprende, pero hoy más que cualquier otra cosa entendí que la vida es una lucha constante y todos somos luchadores en el ring de la vida. Y no depende de cuantos golpes puedas dar para vencer, no importa cuanto puedas pegarle a la vida, porque la vida siempre pega más fuerte, lo que importa es cuanto tiempo puedes aguantar en el "ring" sin tirar la toalla, sin que te noqueé la vida, sin perder.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. no sé, decilo viste el texto es mío, uno se rompe el culi al pedo al final.

    ResponderEliminar

Deja una señal de humo aquí.